15 de abril de 2007

Tradiciones familiares


Existen múltiples diferencias entre el modo de vida actual y el de nuestros predecesores, eso es indudable; las costumbres o el estilo de vida dependen de diversos factores como la cultura, el contexto histórico, los avances tecnológicos…

Adentrarse en el conocimiento de los lazos genealógicos abre la posibilidad de otorgar un sentido clarificador a la realidad pasada, presente y futura de cada individuo: cuando hablamos de vínculos generacionales, se pone en evidencia que somos un eslabón en la cadena de la historia…

Al hablar acerca de la propia vida y relacionarla con nuestra familia descubrimos que el mundo no comenzó con nuestros propios padres, sino que ellos mismos son fruto de un entramado que puede situarse en una perspectiva intergeneracional. Buscar en nuestras raíces e identidad supone una aventura que en muchas ocasiones puede resultar en todo un descubrimiento…

Nuestros ancestros nos legan historias y tradiciones familiares. Todos tenemos una tradición familiar, tradición de la que estamos orgullosos muchas veces… Como decía al principio, algunas tradiciones familiares han nacido y crecido necesariamente por obra de las circunstancias geográficas y temporales, pero hay otras, que han sido impuestas en un determinado momento de la historia familiar y que luego se las vive como algo “natural”, por ejemplo poner a los hijos el nombre de los padres.

Pero ¿para qué sirven las tradiciones? Podríamos decir que para dos cosas: o funcionan como un pasado ideal sobre el que posamos una mirada nostálgica de “todo tiempo pasado fue mejor”, o funcionan como formas de interpretación del presente, vosotros con cuál os quedáis?

Creo que para entender el presente debemos comprender el pasado, y que para conocer el futuro debemos analizar el presente.

3 comentarios:

  1. Somo en gran parte lo que heredamos de nuestros antepasados. Llevamos en nuestro ADN el resultado de millones de años de evolución, pero además, la sociedad nos transmite una cultura, una forma de hacer y entender las cosas y una manera de relacionarnos con los demás basada en la historia y en experiencias muy contrastadas. Es posible que los cambios sociales hagan innecesarias o modificables algunas tradiciones, pero creo que seria una irresponsabilidad el ponerles a todas la etiqueta "Nostalgia".

    ResponderEliminar
  2. Somos un presente continuo.

    ResponderEliminar
  3. Yo agregaria a las palabras de Osselin "somos un presente continuo", pero cargado de historia y de esa historia y ese lagado da la tradicion familiar esta nuestro futuro y nuestra alegria llena de esparanzas.
    Un abrazo amiga

    ResponderEliminar

En este blog escriben muchos autores. Te rogamos que, si vas a personalizar el comentario,te fijes en el nombre del autor del post que deseas comentar para dirigirlo a la persona correcta y evitar así confusiones.

Muchas gracias

La administración del Blog