6 de mayo de 2011

BREVE HISTORIA DEL PAN.

Amasando pan. Maqueta del Museo Británico. Año 2.000 AEC

Las primeras noticias que se tienen sobre este manjar se remontan a Babilonia y al antiguo Egipto, de hecho se conocen por lo menos hasta quince palabras para designar distintas variedades  de panes y de pastelería en Egipto según las variedades de harina, el grado de cocción o los productos que se le añadían, miel, huevos, leche, manteca, fruta, etc.
Según Herodoto: En la tierra de los asirios llueve poco, y ese poco es lo que desarrolla la raíz del trigo; sin embargo, gracias a las aguas de los ríos que la riegan, la mies crece y entra en sazón el grano, si bien el propio río no llega a las tierras de labor como en Egipto, sino que el riego se hace a fuerza de brazos y con cigoñales. Pues tanto el país babilónico, como el egipcio, están surcados  por canales...”
La religión cristiana está llena de referencias y simbolismo hacia este alimento, desde el Génesis hasta el Nuevos Testamento. Abrahán, nos cuenta el génesis, celebra su victoria sobre Codorlaomar y su aliado Salen tomando pan y vino; estos dos alimentos hay quien los compara con un concepto “caníbal”: la ingestión de pan y vino transubstanciados en el cuerpo y sangre de Cristo tras la consagración.
En Roma se elaboraba el pan en hornos públicos. Allí eran los griegos los panaderos tradicionales y propietarios de la mayor parte de las más de 300  fabricas de pan registradas en Roma durante el censo encargado por Cayo Octaviano Augusto, sucesor de Julio Cesar. La dieta de los legionarios era en gran medida pan y aceitunas.
            En la Edad Media, tan nefasta para la gastronomía, como en casi todas las cosas, se sufre una regresión importante en la humanidad y es el pan el que alimenta y mata a la población, el gorgojo causa estragos y las sequías producen bajas significativas en  una ciudadanía que vivía en precario alimenticiamente hablando.
El pan blanco se inventó en la era de la industrialización porque al pretender almacenar la harina molida se vio que se estropeaba enseguida y que si se le quitaba el germen y la cascarilla esto no sucedía.
El pan ha sido siempre un alimento base tanto para los pobres como para los ricos.
Después de la Segunda Guerra Mundial el pan tomó nueva fuerza.
            Del pan o mejor dicho un subproducto derivado de él y extraído por el químico Albert Hofman  en 1943 dio origen a una droga llamada LSD muy usada en los años 60. Este mismo investigador   escribió junto con el entomólogo Gordon Wasson y el historiador Ruck un libro titulado “The road to eleusis: Unveiling the secrets of the mysteries”, que trataba sobre un estudio de la antigua Grecia en el que los sacerdotes del santuario Deméter, diosa de los cereales, daban y utilizaban un brebaje de centeno, que cultivaban ellos, por el que había personas que veían a la misma diosa y tenían otras alucinaciones.
El pan y la sal (elemento fundamental en su elaboración) son dos de las necesidades básicas de la alimentación del hombre; juntos simbolizan la bienvenida, la hospitalidad y la buena fe. Sentarse a la mesa de otra persona, compartir con ella el pan y la sal, equivale a dar y recibir hospitalidad, e impone inmediatamente obligaciones, tanto al dador como al receptor. La casa es un refugio y se sentirá doblemente seguro si le ofrecen el pan y la sal.
En España el consumo de “pan” se ha visto reducido drásticamente, en los últimos 40 años, hace 500 años el consumo era de 500 gramos/día.

4 comentarios:

  1. El consumo decreciente de pan en España me recuerda a la broma que yo mismo comentaba hace dos días cuando mi padre, a la mesa, cortaba el pan a demanda de rico o pobre. Está claro que en épocas de dificultades se aumenta el consumo de pan.

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente, aun recuerdo el famoso pan con chocolate,que tomábamos en la merienda, consistía en media onza y medio pan, aquellos nos duraba toda la tarde.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Yo tambien recuerdo esas meriendas con pan y chocolate. Mi abuela me hacía unas meriendas espectaculares. Abria el pan, le ponia chcocolate semi-derretido y le echaba canela por encima, unas meriendas que nunca he podido olvidar.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. ¡¡uy!! eso de la canela y el chocolate derretido es nuevo, voy a probarlo. Gracias por la receta.

    Saludos

    ResponderEliminar

En este blog escriben muchos autores. Te rogamos que, si vas a personalizar el comentario,te fijes en el nombre del autor del post que deseas comentar para dirigirlo a la persona correcta y evitar así confusiones.

Muchas gracias

La administración del Blog